Agilidad Empresarial, ¿la nueva moda?

En ocasiones hablamos o escuchamos alguna plática sobre Agilidad. Dentro de estas conversaciones, nosotros mismos o nuestros interlocutores creemos que estas prácticas son relativamente nuevas en el ecosistema actual, ya que desde la segunda mitad de la década anterior, las organizaciones han hecho de estos temas ‘la nueva moda’ para la ejecución de proyectos; sin embargo, estos métodos pueden ser rastreados hasta la década de 1950’s con la Gestión de Proyectos Evolutiva.

Hasta hace 5 o 6 años, las prácticas de Agilidad se habían enfocado en el desarrollo de software y no en permear esta filosofía en toda la organización. Esto (a pesar de los beneficios de ejecutar proyectos con filosofías ágiles), ha mantenido a las empresas y sus colaboradores retenidas ante el evidente cambio que ha llevado a otras organizaciones a ser lugares en los que todo mundo quisiera estar.

El concepto de Agilidad Empresarial ha tomado fuerza en los últimos años; al escuchar los ejemplos de Spotify, GE, Toyota o Ford, es natural que las empresas en la industria de seguros tengan la curiosidad de escuchar sobre esta ‘nueva moda’ y cómo podría ser implementada en una industria que se ha visto rezagada en términos de innovación, ya sea digital o empresarial.

La industria aseguradora en México ha realizado algunos pilotos para implementar prácticas ágiles dentro de las organizaciones, sin embargo, he observado que 9 de cada 10 de ellas se limita a tener equipos ágiles principalmente en el área de TI, sin embargo, sin el apoyo del negocio o del área comercial, la capacidad de evolucionar se ve muy limitada.

Entonces, ¿qué hicieron aquellas organizaciones que pudieron escalar sus modelos de agilidad?

  1. Participación activa y constante de la alta dirección - los casos de éxito tienen patrocinio por parte de la Dirección General, quien vigila el cumplimiento de los objetivos y empodera a la gente para poder tomar decisiones encaminadas hacia el objetivo: ‘Agilidad Empresarial’.

  2. Visión centrada en la gente – la organización debe cambiar radicalmente; desde la búsqueda de talento hasta la forma de realizar las evaluaciones y planes de carrera.

  3. Tener Paciencia – este camino no es sencillo, estamos hablando de una reconstrucción organizacional en la que no sólo cambia la forma de realizar algunas juntas, pero la gente tiene que adaptar sus roles o modificar su forma de trabajo.

  4. Ajustar y adaptar – ningún modelo es perfecto en el primer intento. Lo importante es tener la capacidad para reconocer, celebrar y buscar mejorar lo que funciona bien dentro de la organización, así como desechar lo que no tuvo un beneficio para la compañía.

Estas acciones parecen sencillas, pero en realidad, después de algunos meses de esfuerzos, disminuye el interés, se pierde el ímpetu y queda como una iniciativa más que no fue exitosa.

En lo personal, considero que la Agilidad Empresarial se irá adoptando poco a poco en los años siguientes, pero serán aquellas empresas que inicien este camino en el futuro cercano quienes verán los beneficios de estas prácticas y eventualmente ser los primeros en tener el mejor talento, reducir su time-to-market y en general ser más eficientes que la competencia; así que la Agilidad Empresarial está lejos de ser sólo una ‘nueva moda’ y pasajera.

Adrián Díaz

Manager at EY

También podría interesarte:

Blog EWay

Nuevo Post de Prueba

Estracto de la entrada

Leer más
Blog EWay

Agilidad Empresarial, ¿la nueva moda?

En ocasiones hablamos o escuchamos alguna plática sobre Agilidad. Dentro de estas conversaciones, nosotros mismos o nuestros interlocutores creemos que estas prácticas son relativamente nuevas en el ecosistema actual, ya que desde la segunda mitad de la década anterior, las organizaciones han hecho de estos temas ‘la nueva moda’ para la ejecución de proyectos; sin embargo, estos métodos pueden ser rastreados hasta la década de 1950’s con la Gestión de Proyectos Evolutiva.

Leer más
Blog EWay

Retención de clientes, el nuevo reto del 2020

En enero de este año, teníamos una expectativa distinta de lo que sería el 2020. Todos hablábamos de viajes, reuniones, comidas y más actividades; de la misma forma, nuestros retos profesionales para el año estaban relacionados con atraer más clientes, crecimiento y materialización de oportunidades, entre otros…

Leer más